Cuidados básicos para tu piercing en el ombligo

piercing en el ombligo

Cuidados básicos para tu piercing en el ombligo

Cuidados básicos para tu piercing en el ombligo
5 (100%) 7 votes

Un piercing en el ombligo es muy sensual y ofrece un efecto muy bonito y llamativo en las mujeres. Pero debemos tener en cuenta que como cualquier otro tipo de piercing precisa de una serie de cuidados. En este artículo queremos explicarte las medidas que deberás llevar a cabo para mantener tu piercing en perfecto estado. Así lograrás evitar posibles infecciones o heridas. En nuestro estudio de tatuajes y perforaciones en Fuenlabrada somos especialistas en realizar cualquier tipo de piercing. Por eso queremos ofrecerte los mejores consejos para evitar que tu piercing pueda sufrir cualquier tipo de complicación.

Cuidados básicos de un piercing

El verano es la temporada idónea para lucir esta clase de accesorios. Es en esta temporada cuando más enseñamos el vientre. Si bien a muchas mujeres les agradaría tener uno no se atreven a realizárselo. Muchas temen al dolor o bien a infecciones posteriores. En Atomica Tattoo te queremos contar los cuidados básicos que debes realizar a tu piercing en el ombligo para evitar que esto pueda suceder.

Cuidados para evitar infecciones en tu piercing

Lo primero y más importante es elegir un lugar profesional en la realización de perforaciones. En un lugar inexperto te pueden hacer daño o bien efectuarte la perforación torcida. Es muy importante elegir un estudio profesional donde utilicen los materiales adecuados y todo se encuentre perfectamente esterilizado. En nuestro estudio de tatuajes en Fuenlabrada cumplimos con todas las normas de higiene. Ofrecemos las mejores garantías a todos nuestros clientes. Usar materiales adecuados y debidamente esterilizados evitará que se puedan producir muchas infecciones en la zona perforada.

Debemos tener en cuenta que la realización de una perforación siempre puede ser un poco molesta o dolorosa. Pero si elegimos un estudio profesional el dolor será mucho más moderado y llevadero. Al ser especialistas saben perfectamente el método que deben llevar a cabo y la forma más rápida e menos dolorosa. Es un dolor mínimo y puntual que solo suele durar unos pocos segundos o minutos. También debemos tener en cuenta que no será el mismo dolor entre una zona u otra. Un piercing en el genital será más doloroso que un piercing en el ombligo o en la oreja.

¿Cuando puedo hacerme un piercing?

Lo aconsejable es efectuarlo unos meses antes del verano. De este modo cuando llegue la hora de enseñarlo ya va a estar totalmente curado. Mas si incluso así decides realizártelo a lo largo del verano deberás llevar mucho cuidado con la cicatrización. El agua y el cloro ralentizan y dificultan el proceso de cicatrización. Para cuidar tu piercing tendrás que lavarlo con agua oxigenada un par de veces al día a lo largo del primer mes y no quitarte el piercing quirúrgico (es el piercing que te ponen recién echa la perforación). Pasado este mes bastara con que lo laves con agua y jabón una vez al día, y ya vas a poder ponerte el piercing que desees.

La perforación se va a cerrar pasados unos meses (con dos o bien tres va a bastar) con lo que ya vas a poder quitártelo para dormir. Esto es opcional si bien es muy aconsejable para eludir enganchones con las sabanas. Asimismo vas a poder quitártelo cuando lleves vestidos o bien camisetas largas y ajustadas, para eludir que se aprecien los “bultitos”.

Nunca olvides limpiar tu piercing

Aunque pase el tiempo y lo veas curado no olvides limpiarlo algunas veces con agua oxigenada y todos y cada uno de los días con jabón puesto que mucha suciedad terminará en esa zona ¡Y mucho ojo con los golpes!, un mal golpe o bien enganchón puede desgarrar el piercing.

Por último para prevenir alergias lo mejor va a ser que emplees piercings de acero quirúrgico, las bolas y los motivos pueden ser del material que prefieras mas el “palito” procura que sea siempre y en toda circunstancia de acero quirúrgico. De esta forma evitarás alergias y todo género de inconvenientes con el pendiente.

Ahora ya sabes cuáles son los cuidados básicos que se necesitan para un piercing en el ombligo. Si te animas con este tipo de perforación no dudes en acudir a nuestro estudio, te ofreceremos el mejor precio y te asesoraremos en todo lo que necesites.

No Comments

Post A Comment